Follow by Email

lunes, 25 de noviembre de 2013

RELOJ AMARGO TRADUCIDO AL ITALIANO POR LUCIA CUPERTINO EN NUOVI ARGOMETI

 
 
 
In una ricognizione della generazione degli anni ’70 della poesia messicana non poteva mancare la voce di Jair Cortés, poeta sobrio e dalla scrittura che ha le proprietà dell’incisione. Presentiamo un manipolo di poesie inedite che saranno parte della raccolta Historia solar, di prossima pubblicazione. A cura di Lucia Cupertino.
 
 
AMARO OROLOGIO
Questi poveri oggetti, ancora / staranno da qualche parte.
Costantino Kavafis
Per mio zio Manolo.
1
In questa culla riposa mio zio
morto per il legno morto
ricordo di un albero
rami
sue mani
raggi che illuminarono il corpo di alcune donne.
2
In questa stanza
stiamo vegliando mio zio
accendiamo ceri
illuminiamo chi crediamo in penombra
ma lui ha ormai chiuso le palpebre
e la penombra è per noi che cerchiamo di vedere a mezza [notte
quando una tormenta cancella la fosforescenza che [sogniamo.
3
Questo legno benedetto
lo prepararono per lui
ma gli hanno dato una bara di alluminio
metallo
per lui
che caricò metalli
nella tavola quantica del suo liceo.
 
(...)
 

viernes, 15 de noviembre de 2013

LECTORES VEMOS... LECTURAS NO SABEMOS

 
La lectura no es una actividad lineal. Cada obra, nacida en circunstancias particulares, nos exige diferentes tipos de atención. Nuestros intereses tambien varían al acercarnos a un libro, una revista, un periódico. No es lo mismo leer un poema que una novela, incluso un mismo género literario propone estrategias distintas en cada obra: no se lee de manera uniforme de principio a fin. Cada obra respira, tiene un ritmo cardíaco, ondulaciones que se diferencian unas de otras. En conclusion, cada obra es un ser vivo y nuestra relacion con ella es impredecible.

A Samuel Taylor Coleridge se le atribuye haber dividido en cuatro tipos a los lectores, según sus capacidades para asimilar, retener o filtrar la lectura. La que a continuación propongo es una subdivisión de algunos tipos (básicos) cuyas combinaciones son múltiples y se pueden encontrar en un mismo lector.

El lector desorganizado. Casi siempre lee varios libros a la vez, suspende la lectura de un título para saltar a otro; tarda mucho tiempo en concluir un libro. Muchas veces su capacidad de concentración no le permite leer libros extensos.

El que lee sistemáticamente (por placer). Lee a autores, géneros, temas. Se interesa por la obra de un autor y trata de leer toda su bibliografía.

El que lee sistemáticamente (por obligación). A este gremio pertenecen los estudiantes, profesores, reseñistas y gente que lee por “obligación” y puede derivar del tipo anterior. Este lector casi siempre se queja de la lectura en turno pues preferiría estar “leyendo otra cosa”. De vez en cuando lee libros que resultan interesantes y asombrosos: un tesoro encontrado en el basurero justifica la faena de pepenador.

El que lee por temporadas. Lee cuando tiene vacaciones o cuando simplemente un libro “lo atrapa”. Puede ausentarse de la lectura por meses sin que lo asalte el sentimiento de culpa.

El lector que “relee”. Este lector da demasiada importancia a lo que los demás piensan de él pues suele emitir frases como “estoy releyendo a Borges y me parece fenomenal”, cuando en realidad es la primera vez que lo lee; disimula su ignorancia pero proyecta su (sincero) asombro.

El lector que no lee. Este lector es nocivo para sí mismo y para su entorno. Lee poco pero finge leer mucho. Da malas referencias a quien acude a él por su fama de “lector”. Cuando le preguntan qué opina de cierto autor dice, para no perder credibilidad, que es “bueno” o “regular”. Suele guiarse por los comentarios de terceros o por otros “lectores” de su especie. Si le mencionan el nombre de una novelista, desconocida para él, dice que es “un magnífico autor”; o asegura haber leído una novela cuando sólo vio la película basada en ella. Al verse descubierto suele llevarse la mano a la frente y afirmar: “es que de tanto leer me confundo”. De este tipo, estimado lector, hay que alejarse inmediatamente.
 
Tomado de La jornada semanal del diario La jornada